Reseña: Saga “La rebelión del sol” de Alwyn Hamilton

Blog Pirra Smith - reseña saga la rebelion del sol alwyn hamilton

Entre las sagas que he estado leyendo últimamente… caí en esta: Rebel of the sands conocida en castellano como “La rebelión del sol” escrita por Alwyn Hamilton.

Me la recomendó @minicalce una gran amiga y ávida lectora que además dibuja como si los ángeles tocaran sus dedos. Ha hecho un par de ilustraciones de esta historia que merecen mucho la pena:

¿Qué me ha gustado de “La rebelión del sol”?

Lo que viene siendo todo.

Es una historia mágica y fantástica que merece mucho la pena leer. Además de la historia principal y subtramas nos adentramos en un nuevo mundo con su propio folclore y sus propias historias que, además, sirven a la historia principal.

He disfrutado tanto de las minihistorias como de la trama en sí.

Las relaciones entre los diversos personajes son como un baile bien ensayado. Los amores están muy bien diseñados para que no aparezcan de la nada, aunque haya ese flechazo inicial que muchos sentimos. Se va desarrollando a la par que la historia y tiene sus altos y bajos que encajan muy bien con el argumento.

Los personajes principales son super redondos y se ve una evolución entrañable en la personalidad y la forma de hacer las cosas de cada uno.

Una obra genial del primer al tercer libro.

¿Qué no me ha gustado?

Si tuviera que ponerle peros a esta trilogía sería que me hubiera gustado que el primer libro tuviera un diccionario de palabras típicas del desierto o quizás un par de ilustraciones que nos enseñaran que es un khalat o un sheema. Al tratarse de fantasía una nunca sabe si se trata de palabras inventadas o reales y me habría ayudado a hacerme al entorno desértico del libro.

Veredicto final:

Le doy 5/5 estrellas porque es una trilogía completamente redonda. Cada libro aún mejor que el anterior. Quizás con algún giro de la trama un poco predecible que se salva por las otras sorpresas que te da la trama.

Me ha encantado el final, abierto y a la vez cerrado que deja que los cabos sueltos queden un poco encajados en su sitio pero a la libertad de la imaginación de cada uno.

¿Y a tí te gustan las sagas?

Nuevo proyecto: Dones

PirraSmith - Nuevo proyecto novlea dones

Si me sigues por redes sabrás que recientemente he dado por finalizado (por fin) el manuscrito del #ProyectoHS en el que llevaba trabajando desde el Nanowrimo de 2018 (aunque en realidad llevaba gestándose mucho tiempo en mi cabeza).

Me hizo muy felíz poner la palabra “fin” al documento. A la vez me sentí un poco huérfana porque terminaba algo en lo que había estado trabajando bastante intensamente estos meses.

Y de este final surgió entre sueños e ideas descartadas un nuevo proyecto: Dones.

¿Cómo me estoy organizando?

Después de valorar varios sistemas para crear y organizar el tema de tramas, subtramas, personajes y ambiente me he decidido a seguir esta colección de artículos de Literautas, muy recomendable.

Iré añadiendo cositas en este hilo de twitter:

Así podréis ir sabiendo cómo va mi proceso creativo. No obstante como soy un poco veleta en twitter es posible que se me vaya la cabeza y actualice fuera de ese hilo, para eso utilizaré el hastag #ProyectoDones en mis tweets de forma que sean fáciles de encontrar y además iré uniéndolo todo en un momento de twitter, como ya hice con el #ProyectoHS.

¡Quiero saber más de Proyecto Dones!

Si te interesa saber más siempre puedes seguirme en twitter que es donde actualizo mayormente mis idas de pinza, ideas, adelantos, retrocesos, etc… pero también te invito a seguirme en Instagram donde voy colgando fotos de a lo que me estoy dedicando. Y si quieres imaginar por dónde van los tiros de esta aventura puedes echar un vistazo al tablero de inspiración que he creado en Pinterest.

Aunque, si te soy sincera, lo mejor que podrías hacer para estar al tanto de todas las novedades antes que nadie es hacerte mi mecenas en Patreon. Allí publico todo siempre antes que en ninguna otra red y además voy contando mis vicisitudes con el proceso en los podcasts quincenales.

¿Piensas publicar esta novela?

Jajajajaja…

Si algo he aprendido de estos meses con el #ProyectoHS es a no vender la piel del oso antes de cazarlo. O como se diga.

La idea que tengo para esta novela es autoconclusiva, lo cual espero que signifique que será más fácil de escribir que el #ProyectoHS. Además la trama da para menos movimiento, no tengo tantas ideas de subtramas y hay muchos menos personajes.

Esto quiere decir que espero acabar con este proyecto en menos tiempo de lo que he tardado en terminar el primer borrador del #ProyectoHS. PEro eso no significa que vaya a ser publicado. La verdad es que me encantaría publicar y aunque escribo lo que a me gustaría leer y escribo para mí, sigo soñando con que la publicación llegue de mano de una editorial algún día. Aunque no sé si será con este proyecto. Aún soy muy “joven” escritoramente hablando.

¡Deseadme suerte!

Camp Nanowrimo días 21-31

PirraSmith - portatil abierto y cuaderno con boli y taza de te dispuesto para escribir

Durante los primeros 20 días del mes he tenido múltiples razones (o excusas) para no ir avanzando en mi objetivo de 30.000 palabras del Camp NaNoWriMo.

Al principio fue sobre todo la falta de un soporte donde escribir, más adelante las ganas de recibir más que de crear. Y es que tengo este tipo de rachas en mi vida. A veces necesito leer, absorber palabras, y otras necesito sacar y crear.

Las 2/3 partes del mes las he pasado leyendo y el final del mes creando a la par que siguiendo con la lectura, pero mucho menos intensamente.

Pirra Smith Stats Camp Nanowrimo Julio 2019

¿Cómo ha ido la recta final del Camp Nanowrimo?

Creo que puedo hacer un balance bastante positivo de este Camp NaNoWriMo. Siento que si hubiera podido entrar en el ritmo de escritora unos días antes habría logrado llegar a la meta de palabras. No obstante me he quedado en 20.000 que pienso que no está nada mal.

He puesto mucho esfuerzo por mi parte en estos últimos días para llegar al objetivo final, y no lo he conseguido. Pero creo que conseguir las 30k no era realmente la meta a la que quería llegar si no ver si me podía forzar de nuevo a una rutina de escritura que había dejado olvidada.

Así que el día 17, pasado el ecuador del mes, retome con ahínco la ardua tarea de seguir escribiendo.

¿En qué proyecto has trabajado?

Aunque en el Camp Nanowrimo rellené los datos de una novelette que tengo en la cabeza “Tócame la tecla” he sido absolutamente incapaz de echar una sola palabra a ese proyecto, aún teniendo la escaleta y todo.

Todas las palabras que he contabilizado han sido post para blogs y para el #ProyectoHS, que ha pegado un buen avance gracias al Camp. Así que ha sido ese en el proyecto que realmente he estado trabajando.

Inicié el proyecto en el Nano de 2018 y he utilizado este camp para ir cerrando tramas y uniendo partes que estaban sin conectar. Aún me queda por escribir alrededor de 4 o 5 capítulos mínimo para poder decir que la novela está terminada pero voy viendo el agujero al final del túnel.

¿Y a partir de ahora qué?

Quiero seguir con un objetivo de 1.000 palabras diario y me gustaría terminar el #ProyectoHS antes de irnos de vacaciones el 15 de Agosto. Llevo un tiempo diciendo a unas amigas que voy a pasarles la novela en cuanto esté acabada y me gustaría que aprovecharan las vacaciones para leerla (si ellas quieren).

Después de sus lecturas cero y correcciones, dependiendo de cómo respire el proyecto es posible que lo haga pasar por una corrección profesional (si tienes algún consejo recomendación sobre esto te agradecería que me lo dejaras en comentarios).

Tras eso no estoy muy segura de qué haré. No creo que esta novela sea de enviar a editoriales, aunque por supuesto que me encantaría verla publicada, pero es una primera parte y siento que aunque la acabe tengo mucho por delante para dejar de contar cosas sobre ese mundo.

Las editoriales no quieren historias inacabadas así que no sé qué haré a ese respecto, ¿quizás colgarla en wattpad? No sé.

¿Qué me aconsejas que haga?

Origireto 2019 Julio 1 – No nos hagas esto.

PirraSmith - Origireto No nos hagas esto

Recorro con mi mirada tu cara en busca de algún gesto que delate tus pensamientos. «No nos hagas esto» pienso. No quiero decirlo en voz alta porque entonces todo se hará realidad. Llevas toda la cena muy callado, demasiado para ser tú. Intuyo que es porque tienes que hacer algo que en realidad no quieres hacer, lo estás postergando.

Para una vez que quedamos en plan «cita» y el momento se está estropeando sin que ninguno de los dos haga por ello. Levantas la vista del plato y te topas con mis ojos, me sonríes pero me dedicas esa sonrisa que guardas para las cámaras, no la de verdad. No aquella que te brota en medio de una frase y no te deja terminar.

Suspiras. Sin querer imitarte lo hago yo también, quizás como un acto reflejo para acompañarte con ese peso que cargan tus hombros y que no quieres compartir.

Suena un pitido lejano y te levantas de la mesa sin siquiera disculparte. A esto hemos llegado. «No nos hagas esto» pienso. No empieces a tratarme como al principio, cuando no había confianza y simplemente éramos dos compañeros de trabajo que a veces incluso se odiaban.

Vuelves con el móvil en la mano escribiendo. Probablemente un mensaje a alguien. Dando instrucciones, tomando decisiones. Parece que nunca podemos alejarnos lo suficiente del mundo para que nos dejen ser nosotros en paz.

―¿Pasa algo? —pregunto.

—Nada nuevo —contestas con tu sonrisa encantadora encajada perfectamente en la cara mientras dejas el teléfono con la pantalla bocabajo sobre la mesa.

—Quizás pueda ayudar… —insisto.

—Ya sabes que nada de política en la mesa —contesta con un gesto algo contrariado.

—Nuestra vida es política —asevero algo cansado.

Cansado de todo. Del día que llevamos, los meses que nos han llevado a este momento, la tensión acumulada… La frialdad con la que me tratas hoy incluso sin estar frente a las cámaras. Me llevo la mano al puente de la nariz y lo masajeo levemente para ver si consigo calmarme en vez de estallar con todo lo que llevo dentro.

Vuelve a vibrar el móvil y sin tan siquiera dudar un segundo o pedir disculpas lo miras. Contestas otro mensaje y lo dejas tranquilamente sobre la mesa. No te das cuenta de que estás creando una burbuja alrededor de ti en la que no me dejas entrar. Que estás separando lo que tanto tiempo nos ha costado unir a pesar de todas las trabas que se nos han puesto en el camino.

Te inclinas sobre la mesa apoyándote en los antebrazos con esa sonrisa ladeada que es capaz de demoler todas y cada una de las barreras que edifico para que no me afecte tanto tu presencia.

Alargas una mano hacia la mía para cogérmela pero antes de que llegues suena de nuevo el teléfono. Harto de ese juego me levanto de la mesa con un arranque de enfado, cojo el maldito cacharro y te lo lanzo al pecho. Soy consciente de que es un gesto violento y que no me ayuda a calmar los ánimos pero no puedo evitarlo. Salgo del salón como un vendaval hacia el baño donde me encierro para poner algo de espacio entre los dos.

«No nos hagas esto» repito mentalmente mientras miro mi reflejo en el espejo. Una parte de mí sabe que te estás comportando fríamente conmigo porque quieres que lo dejemos. Lo he sabido desde que me propusiste el plan para la moción de censura. Ambos sabemos que esto no tiene futuro y que por mucho que lo intentemos habrá un gran elefante en la habitación haciendo que todo sea incómodo para ambos.

Pero no quiero que termine.

Salgo para encontrarte esperándome en el pasillo. Tu mirada es culpable.

—¿Qué pasa? —te pregunto esta vez esperando respuesta.

—He tenido una charla con mis asesores —suspiras— esto que estamos haciendo… yo no…

Levanto la mano y te tapo la boca. No quiero escuchar más. No quiero que lo digas en voz alta. Ya sé que esto tiene que acabar en algún momento pero no ahora, no hoy. Tomas mi mano y me das un beso en la palma que aún mantengo pegada a tu boca para que no hables.

Ya sé lo que pasa. No estoy ciego ni soy tonto. Pero no quiero hacer todo esto ahora. No quiero que rompamos en medio de la cena y que se convierta en otro intento de cita desastrosa, como todas y cada una de las que hemos intentado tener en nuestra relación.

Si es que lo que he habido entre nosotros puede llamarse así.

Alargas los brazos y me estrechas contra ti. Yo no puedo evitarlo y me dejo hacer. Bajas tus labios y me das un pequeño beso en la coronilla.

—Esto tiene que terminar —susurras.

Noto un pinchazo en el pecho. No es de dolor, es un relámpago de ira que me abrasa de la cabeza a los pies. Me deshago del abrazo y te encaro.

—¿Cuál esto? ¿Nosotros? —Estoy furioso— ¿Nosotros aquí y ahora o el nosotros que dejamos que todo el mundo vea por televisión? Dime de qué estás hablando.

Me dirijo como un torbellino de nuevo a la mesa donde me siento de un golpe con los brazos cruzados. Sé que me estoy comportando como un adolescente, pero no puedo evitarlo. Todo estaba marchando genial hasta esos mensajes. ¿Quién habrá decidido destrozar nuestro momento? ¿Quién se cree con derecho a meterse así en nuestras vidas?

—No te pongas así —empiezas a decir con tono de debate— sabías perfectamente que no podía durar.

—Por supuesto que lo sabía, soy plenamente consciente de ello. Pero eso no quiere decir que quiera que ocurra. ¿Acaso tú sí? —le pregunto con un brote de esperanza naciéndome en el pecho.

—Necesito que acabe —dices sin apenas pensar la respuesta, pisoteando mis palabras— cada vez nos afecta más en el trabajo y yo no puedo tomar decisiones importantes si estás tú ahí.

—¿Acaso quieres que deje la política para que tú puedas dedicarte a ella tranquilamente? —Mis ojos hierven de dolor y enfado.

Tú simplemente cierras la boca con un gesto desconcertante y miras hacia el suelo, culpable de nuevo.

—No pensabas negociar nada hoy. No era una excusa para vernos… era trabajo y además era una mentira —murmuro más para mi mismo que para que nadie me escuche, uniendo los puntos que nos han llevado hasta el momento en el que estamos—. Todos creen que vamos a negociar pero no piensas hacerlo. Quieres que desaparezcamos, que te dejemos el camino libre…

—Escucha… —me dices levantando las manos intentando aplacar mi ánimo impetuoso que está a punto de estallar—. Estoy atado de pies y manos, no puedo hacer más. Necesitamos ser fuertes, no podemos parecer ni estar supeditados a vuestras peticiones.

—No va a salir bien, ¿estás loco? ¿Quién te ha metido esta idea en la cabeza? ¡Estás loco!

—Entiendo que sea difícil para ti pero esto es algo que se veía venir.

—¿Qué se veía venir? ¡Por favor, coge unos lápices de colores para dibujarme un esquema porque no entiendo nada de lo que está pasando! —Le espeto con animosidad.

«No nos hagas esto» se repite mi mente una y otra vez.

—Vas a cargártelo todo. Van a remontar, ganarán ellos y entonces no podremos respaldaros, esta vez no.

—¡Esto es culpa tuya por aliarte con cualquiera! —me acusas de repente.

—Ya hemos hablado de eso muchas veces y pensaba que era un asunto zanjado —intento bajar el volumen de mi voz.

—Y zanjado está. Es precisamente por cosas como esa que no podemos negociar.

Ahí está, tu lado político. El lado que sacas cuando no quieres hablar de las cosas con el corazón en la mano, cuando solo eres capaz de ver datos y no personas. Cuando dejamos de ser tú y yo para convertirnos en nuestros partidos.

—Ganaremos las próximas elecciones —dices.

—Ojalá tengas razón —contesto— ojalá no tengas que lamentar estas decisiones que estás tomando, porque no hay marcha atrás. Esto ha terminado.

Y con el corazón pesándome en el pecho me dirijo a la salida, solo.

Gracias a @Hinimen por la idea para el relato 🙂

Relato 12 “No nos hagas esto”
#OrigiReto2019 de Stiby & Katty

OBJETIVO 19 (BÁSATE EN UNA HISTORIA REAL), ESCRITO EN PRESENTE, PRIMERA PERSONA, CONTIENE LÁPICES DE COLORES (11) Y MENSAJE INSTANTÁNEO (13), 1097 PALABRAS. 

Origireto2019 pegatina mes de julio

Reseña: Saga “La selección” de Kiera Cass

Blog Pirra Smith - Reseña la seleccion de kiera cass

A raíz de un tweet de Therobluezar recordé que tenía pendiente leer “La Selección“. Yo pensaba que era un libro romántico cualquiera y ella me hizo ver que había un poco más allá de esa opinión sesgada mía con este tweet:

Así que como estaba justo en ese momento que no tenía nada para leer (mirando de reojo a la lista de 50 libros marcados to-read en Goodreads) decidí buscar en Amazon y descubrí que el primero de la saga estaba disponible en Kindle Unlimited. Con eso poco me faltó para meterme de lleno en la historia.

¿QUÉ ME HA GUSTADO DE “LA SELECCIÓN”?

La mezcla de romance (bastante cantidad, un 80% diría yo) con la distopía hace que no se trate de una novela romántica común. Todo el sistema en que está estructurada la novela, las circunstancias sociales, son las que hacen que avance la trama y ayudan mucho a que no sea un simple romance más.

El triángulo amoroso (o cuarteto, no sabría muy bien como llamarlo por la gran cantidad de candidatas que hay al menos para una de las partes) me ha conquistado. Es difícil hacer que estas cosas funcionen porque siempre hay un candidato que te gusta más que otro y luego tienes que contentarte con lo que acaba pasando.

La parte distópica me sonaba de algún lado pero la verdad es que he sido incapaz de encontrar la referencia así que no me ha parecido una idea demasiado original pero sí que me ha convencido suficiente para seguir leyendo para saber qué pasaba.

¿QUÉ NO ME HA GUSTADO?

La selección en sí como concepto no tiene fuerza. No explican cómo es que se lleva ese sistema de elección en esa sociedad. ¿Si los ochos no tienen acceso prácticamente a medios de comunicación cómo pueden ser tan mediatizados? Falta chicha.

Para mi la saga ha ido mejorando cada vez hasta que al final se me ha derrumbado un poco. Me ha parecido que, con el tiempo que ha pasado explicando los acontecimientos anteriores todo el desenlace ocurre con demasiada rapidez.

Además el epílogo sabe a poco. Es como si hubiera tenido ganas de cerrar la saga de una vez sin decirnos mucho sobre a dónde iban los personajes.

Quizás se debe a que la autora ya tenía en la cabeza continuar con “Heredera” que nos transporta al mismo entorno unos cuantos años después. Pero la verdad es que siento que se queda bastante cojo.

VEREDICTO FINAL:

Le doy un 3/5 porque me ha gustado bastante pero creo que el cierre podría haber sido un poco mejor. El tercer libro se me hizo un poco pesado en algunas partes y sinceramente tanto “ni contigo ni sin ti” entre los protagonistas principales me sacaba un poco de lugar en ocasiones porque parecían discutir simplemente por que sí, para alargar la trama.

No obstante he disfrutado con la lectura, de ahí mis tres estrellas.

¿Y a ti, te gusta leer distopías?