Camp Nanowrimo días 11-20

PirraSmith - portatil abierto y cuaderno con boli y taza de te dispuesto para escribir

Ya os conté en la revisión de los días 1 a 10 del Camp Nanowrimo que como me había ido de vacaciones a la playa y no tuve acceso a PC no escribí gran cosa.

¿Y ahora cuál es la excusa?

Bueno, la de siempre y a la vez una nueva. La de siempre es que soy mamá y mi peque de tres años está pasando el verano en casa conmigo. Eso hace que tenga que estar por él la mayor parte del tiempo. Jugando o vigilando. Así que es difícil encontrar un hueco para escribir.

Normalmente uso las horas antes de que se despierte o las de las siestas, pero el muy hijo de su madre ha decidido que las siestas las haga yo, así que ese tiempo que tenía destinado a escribir se me ha ido por el garete.

Podría escribir cuando se duerme, pero no creáis que se acuesta precisamente temprano. Y soy de esa rara especie que prefiere levantarse a las seis y escribir con el café que quedarse hasta tarde escribiendo.

¿Y la nueva?

La nueva es que he abierto más de una, más de dos y de tres veces el documento con la historia que estoy escribiendo para el Camp Nanowrimo y nada. No sale nada de mis dedos. Tampoco ha salido ni un solo post para este o para el otro blog últimamente.

La inspiración se ha marchado al mismo sitio que las ganas de hacer la siesta de mi hijo.

Pero no es solo eso. Porque tengo la escaleta y sé que es lo que toca escribir a continuación, podría hacer el esfuerzo de ponerme a escribir. También tengo temas de los que hablar en los blogs, pero no. Es como si algún grifo extraño se hubiera cerrado por estos días.

¿Entonces qué tal ha ido?

Pues terminé la saga “La rebelión del sol” (Rebel of the sands) de Alwyn Hamilton que comencé a leer en la playa y me quedaba el último libro (aún no traducido al español). También terminé de leer el último libro de la saga “Corte de rosas y espinas” (A court of thorns and roses conocida por las iniciales ACOTAR) de Sarah J. Maas (completamente traducida). Y he aprovechado para leerme otra saga que recomendó Therobluezar por twitter y a la que le tenía ganas: “La selección” (The selection) de Kiera Cass.

Así que no es que no haya aprovechado el tiempo que he tenido libre este Camp Nanowrimo. Sé que me quejo de que no tengo mucho, pero hay ratitos que saco para leer, o me siento a jugar a la plastilina con el kindle al lado. Porque la mitad de las veces el peque necesita solo que esté cerca mientras juega. Y en esos ratos me es fácil leer pero no tanto ponerme a escribir.

Además el síndrome del impostor me ha golpeado fuerte. He tenido la sensación de que nada de lo que fuera a escribir sería bueno. Que lo que ya había escrito era una mierda y que la idea no merecía la pena ni siquiera ser pensada. Que no sé quién me he creído que soy para ponerme con la escritura como si alguien quisiera leerme en algún momento.

Sé que son fases.

Lo sé porque al terminar con “La selección” he tenido un repunte de motivación. La suficiente para escribir este post, la necesaria para echar unas pocas palabrejas a mi proyecto. Y ahora mismo creo que quizás mi idea no sea la más original del mundo, quizás nadie la lea nunca. Pero merece ser escrita, porque es mi historia.

Leave A Reply

* All fields are required

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:
Responsable: Teresa Sauceda Casado + info
Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info
Legitimación: Consentimiento expreso del interesado. + info
Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.
Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info
Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web pirrasmith.com + info

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.