OrigiReto 2019 Enero 1 – Mi mente quiere matarnos

PirraSmith - Origireto2019 Mimente quiere matarnos - embarazada

Estoy sentada en el suelo del baño con la espalda contra la puerta. Ya la he cerrado con el pestillo para que no entre nada ni nadie, pero no puedo escapar de mi mente. No hay escapatoria, los pensamientos siempre están ahí, agazapados, esperando el momento perfecto para saltar. Mi mente quiere matarnos. Está jugando conmigo, lo sé. Quizás las hormonas se han aliado con ella, no estoy segura.

Las hormonas, que gracia que sean ellas las culpables de todo esto, ¿no crees?

Deberían ayudarme a sentir amor por mi bebé, pero no paro de pensar en todo lo que va a cambiar en cuanto nazca, en que ahora que estoy de 37 semanas no hay vuelta atrás.

Me asusto de mis propios pensamientos.

No es que quiera dar vuelta atrás, no quisiera abortar, no quiero hacer daño a este ser que está creciendo dentro de mí, simplemente… tengo miedo.

Estoy aterrada por todo lo que va a cambiar mi vida en cuanto nazca. Me deberé a otra persona, será el punto sobre el que gira mi mundo. Sus necesidades serán superpuestas a las mías.

Todo el mundo me lo recuerda constantemente.

Como si no fuera suficiente el runrun constante de mi mente ametrállandome con ideas, una tras otra. De todo lo que voy a perder. De lo que va a cambiar y jamás será como antes.

Ya lo sabía antes de quedarme embarazada, no soy idiota. Sabía que mi vida cambiaría, y de hecho quería ese cambio. Quería todo lo que significaba ser madre.. Aún a día de hoy lo quiero, pero hay algo más grande que ese querer. Es miedo. Terror.

Estoy muerta de miedo por el parto. No sé cuándo empezará ni cuándo acabará. No tengo ni idea del dolor que puedo llegar a sentir o soportar. ¿Y si algo sale mal? Si te perdiera durante el parto jamás me lo perdonaría.

Me río por lo bajo, como una loca.

Miro a la cuchilla que sostengo con la mano derecha sobre la piel de la muñeca de mi brazo izquierdo. Tengo la valentía suficiente para apretarla contra la carne y cortar, pero eso nos haría daño. Me haría daño a mí y por ende a ti que vas dentro de mí. No te quiero hacer daño pero no soporto esta existencia. No sé si voy a soportar sobrevivir hasta el parto con toda esta mierda en mi cabeza.

A veces pareciera que tuviera un ángel en un hombro y un demonio en el otro, diciéndome frases que se contradicen entre sí. Si el mundo se queda lo suficientemente quieto puedo escucharlos.

Uno quiere que tire esa cuchilla y me cuide, que nos cuide a ambos. Que disfrute del embarazo y del parto, porque es una experiencia única en la vida. Que puede que no tenga más hijos. Y que si los tengo todo será diferente.

El otro quiere que apriete esa cuchilla contra mi piel y corte, que corte con todo lo que me ata a mi bebé. Que rompa ese vínculo antes de que se forme y me atrape en una relación de la que jamás podré escapar o todo el mundo me señalará con el dedo diciendo lo mala madre que soy.

Todos me están observando con lupa.

Esperando a que haga algo mal para regañarme por no cuidar bien del bebé que aún no está fuera de mí. Aunque seamos una persona sola. Aunque todavía no sea madre, ni lo sienta. Ya me ha pasado varias veces con la matrona….

–¿Todo bien? –me pregunta.
–Bueno… –quiero comentarle sobre estos pensamientos que tengo, mis dudas, mis miedos.
–Todas las embarazadas tenéis molestias, te va a doler la espalda, el pecho, el útero, todo es normal. Si tienes diarrea o estás estreñida, si duermes demasiado o si padeces insomnio, es cosa hormonal y no se puede hacer nada más que aguantarse, ¿me entiendes?
–Si, pero… –de verdad quiero hablarle de cómo me siento.
–Llevas 12 kilos subidos, eso es bastante, tienes que cortarte con los antojos y comer sano, si engordas mucho el parto será más difícil y luego te quejarás en el postparto cuando no se vayan los kilos de más que has cogido.
–Bueno, los kilos de más no me importan –consigo decir una frase entera por fin.
–No te importan ahora pero cuando tengas al bebé en brazos y te veas con la barriga de 5 meses no me vengas llorando porque yo ya te lo advertí. Estás subiendo mucho de peso. Toma el informe, vuelve dentro de una semana para monitores.
–Vale, –asiento cogiendo los papeles que me tiende con una mano mientras me levanto pesadamente de la silla– muchas gracias, que pase buen día –digo casi automáticamente por la educación recibida porque en realidad la odio.

Cada vez que intento hablarle a alguien de esto me corta.

Y no me siento cómoda tampoco compartiendo estos pensamientos. Es que no debería tenerlos. No soy una madre normal. Nunca he sido una persona muy normal pero pensaba que el embarazo lo llevaría bien, como todo el mundo. Pero no, tengo que volverme loca y desear cosas que no pueden ser como dar marcha atrás.

Pongo la cuchilla sobre mi piel y hago un pequeño corte, algo superficial. Veo correr la sangre y me asusto. Me da miedo lo que soy capaz de hacer, de hacerme, de hacerte. ¿De verdad nos haría un daño irreparable por miedo?

El miedo es muy poderoso, me tiene atenazada la garganta y se ha instalado en mi corazón que me pesa como si los kilos extra se hubieran instalado ahí. Me cuesta respirar y siento como mis pulmones se hinchan con aire pero es como si me faltara el oxígeno.

Otra vez un maldito ataque de ansiedad. La primera vez me asusté, pensaba que me estaba muriendo, pero ahora me dan tan a menudo que sé que sobrevivo. A duras penas y con un dolor de cabeza bastante grande, pero no me mata. Y no estoy segura de si es mejor así o si quisiera que me matara. Todo es tan difícil.

Y cuando llegues tú, lo será más aún.

Tengo miedo. De mí. Por ti. No creo que sea buena madre. Todo lo que siento no es real, pero tiene consecuencias reales. No sé con quien hablar de todo esto sin que me tache de mala madre o de loca. Esta tristeza que siento, este sentimiento de pérdida… ¿se irá algún día? ¿Cambiará cuando llegues? ¿Volverán las hormonas a su sitio y sentiré ese amor que dicen?

Ojalá… de momento dejo la cuchilla en el cajón, me lavo la gotita de sangre que ha salido y me refresco la cara. Cuando salga de este baño tengo que parecer normal, que nadie se entere de nada.

Relato 1 “Mi mente quiere matarnos”
#OrigiReto2019 de Stiby & Katty

Objetivo 23, escrito en presente, primera persona, contiene ángel y demonio (20 y 21), tema embarazo donde la embarazada es la personaje principal y trata de la depresión prenatal, 1.128 palabras.

37 Responses

  1. Paulus AM
    Responder
    4 enero 2019 at 8:35 am

    Omg, ¡Me ha encantado! Has conseguido que me meta de lleno en su piel y sentir toda esa inseguridad. Eso sí, que asco me da la matrona… XD

    Enhorabuena por el primer relato. ^^

    • Pirrasmith
      Responder
      4 enero 2019 at 9:52 am

      Matronas como esa en la realidad, por desgracia, a patadas. De hecho está basada en una persona real xDDD
      Muchas gracias.

  2. Aqueloutrado
    Responder
    4 enero 2019 at 9:12 am

    Qué mal cuerpo me estaba dejando, y eso que no puedo ni imaginarme de lejos lo que es pasar por eso, pero temía tanto que el final fuera a ser otro que casi me costaba leer.
    Muy buen trabajo, muy buena gestión de las emociones, que envidia!

    • Pirrasmith
      Responder
      4 enero 2019 at 9:52 am

      Muchas gracias por tu comentario.

      A mi también me costó escribirlo, no te creas…

  3. Keren
    Responder
    4 enero 2019 at 3:36 pm

    Hola, soy Keren de El Rincón de Keren.
    Has conseguido que la historia traspase. Pues la realidad de muchas mujeres que al quedarse embarazadas sufren cambios muy significativos y que muy a pesar de haber sufrido tanto con el primero vuelven a tener su segundo. A mí también me daría miedo tener hijos , con este cuadro. Te felicito. Saludos!!¿ Te pasas por mi blog y me dices qué tal?

    • Pirrasmith
      Responder
      5 enero 2019 at 7:07 am

      Hola Keren, te he dejado un comentario en uno de tus posts!

      Muchas gracias por tus palabras.

  4. Esther Evans
    Responder
    4 enero 2019 at 3:40 pm

    Uf, qué relato tan duro. Pero me ha gustado mucho, porque además todo lo que narra es tan real. Ese miedo, esa incapacidad para pedir ayuda porque las enfermedades mentales están tan estigmatizadas, esa visión demasiado feliz e irreal que se da del embarazo y la hipervigilancia a la que se somete a las madres… Enhorabuena por haber plasmado todo eso tan bien.

    Como consejos, ya en el terreno ortográfico, te diría que te has dejado todos los “mi” y “si” sin acentuar. Estos pronombres se acentúan cuando se refieren a una persona, por ejemplo “está creciendo dentro de mi”: ese “mí” llevaría tilde. Por otro lado, los diálogos tampoco están puntuados correctamente, pues la acotación no se debería separar de la raya (que, por otro lado, creo que has usado menos y no rayas, pero quizá es por la fuente). La puntuación de los diálogos es un dolor de cabeza importante, así que es difícil de explicar, pero si quieres te paso algún artículo al respecto o me puedes preguntar por privado.

    Espero que te sirva de ayuda y que no te molesten mis apuntes, como digo, son solamente correcciones ortotipográficas, el contenido está genial. Un saludo, hasta otra.

    • Pirrasmith
      Responder
      5 enero 2019 at 7:08 am

      Me ENCANTAN tus apuntes, me he apuntado al reto en gran parte para mejorar escribiendo y lo que me dices me ayuda a mejorar así que genial.
      He cambiado las acentuaciones pero lo de los diálogos no sé muy bien cómo hacerlo, buscaré como se hace correctamente y quizás deba hacerlo en word para luego pegarlo aquí y que mantenga el formato…

  5. Érica
    Responder
    4 enero 2019 at 5:09 pm

    Me ha gustado mucho como transmites los miedos y temores de una mujer insegura y con depresión, ya sea por el embarazo o de antes. Los momentos de anteponer la vida de tu hijo a tus necesidades y miedos.
    Un relato diferente que transmite mucho.
    Muy bien encajados los objetos.
    Buen inicio con este relato.

    • Pirrasmith
      Responder
      5 enero 2019 at 7:09 am

      Muchas gracias por tu comentario 🙂

  6. Kalen -Raúl
    Responder
    4 enero 2019 at 6:00 pm

    Me ha encantado este relato. Aparte de una redacción impecable, se siente escrito desde dentro y consigue transmitir la incertidumbre, ansiedad e inseguridad que provoca un embarazo y todo su entorno. En defensa de las matronas quiero indicar que también las hay con mucha psicología y paciencia y que se anticipan a tus dudas e inseguridades. El problema, como en todos los ámbitos, es que si no tienes pasión por lo que haces, todo eso se transmite y se contagia. Pero no me enrollo más. Muchas gracias por compartir este brillante relato.

    • Pirrasmith
      Responder
      5 enero 2019 at 7:12 am

      Como en todo hay buenos y malos profesionales, esta vez le tocaba aparecer a una mala profesional.
      Muchas gracias por tu comentario.

  7. Rebeca Gonzalo
    Responder
    4 enero 2019 at 7:27 pm

    Me ha gustado la estructura que das al relato a modo de diario o de cuestionario, aunque no formules esos “apartados” como preguntas realmente. Me ha inquietado mucho lo de la escena de la protagonista con la cuchilla en la mano, planteándose abrirse en canal. ¡Uff, demoledor! Por hacer una observación, con la mejor de las intenciones, los diálogos deben de llevar raya o guión más largo. Creo que has logrado a la perfección trasladar al lector la inquietud y preocupación por el embarazo y sobre todo por el parto. ¡Enhorabuena! ¡Feliz 2019!

    • Pirrasmith
      Responder
      5 enero 2019 at 7:13 am

      Me alegra haber llegado con los sentimientos del relato tan lejos.
      ¡¡Feliz 2019 a ti también!!

  8. R. J. Random
    Responder
    4 enero 2019 at 9:46 pm

    Estando, como estamos, de 9 semanas, ha sido leer un terrorífica historia para no dormir. Que angustia, temiendo que vaya a acabar peor aún. Porque bien, lo que se dice bien… Acaba en algo similar a una tregua con su mente.
    Afortunadamente, al final entre las sugerencias aparece «Para mi ya es todo» (que no se si es relato o post personal) y se te quita todo el mal rollo.

    • Pirrasmith
      Responder
      5 enero 2019 at 7:14 am

      Pues la verdad es que “PAra mi ya eres todo” es un relato basado en experiencia personal, espero que también te haya gustado y te haya quitado el mal sabor de boca de este relato. ¡¡Felicidades por el embarazo!!

  9. Stiby
    Responder
    5 enero 2019 at 6:46 pm

    Muy buenas, Pirra.
    Este es el último relato que leo de los 11 que hay presentados hasta el momento y debo decir que con total seguridad y hasta ahora, ha sido mi favorito.
    Tienes una descripción maravillosa de todos los sentimientos, inseguridades, miedos de la madre, además de la horrible sensación de que nadie le escucha o siquiera quiere saber lo que piensa en realidad. O de que todos pensarían que es mala madre si dijese sus pensamientos en voz alta.
    El relato tiene muchísima tensión todo el tiempo, me ha tenido llena de angustia por saber qué ocurriría al final, y aunque no ha tenido el peor final posible, saber que el dolor de esta madre no ha acabado y que seguramente no se atreva a hablar de ello con nadie, me ha dado muchísima pena. Sobre todo porque es una situación muy, muy real y cotidiana.
    No estoy segura pero creo que has sido madre. Creo que este relato refleja muchísimos sentimientos y te admiro muy fuerte, porque estoy segura de que si no todos, algunos de los puntos de los que hablas los llegaste a sentir o son procedentes de alguna persona cercana con quien los hayas compartido.
    Ya sólo comentar que como dijo Esther, la única falta que he visto es lo de los guiones de diálogos. Si quieres me puedes preguntar por PM sin problemas y puedo encontrar algunos post donde explican un poco este gran dolor de cabeza.
    Enhorabuena por tan buen relato, en serio.

    • Pirrasmith
      Responder
      6 enero 2019 at 7:42 am

      Hola Stiby,

      Muchas gracias por pasarte por mi relato y comentar, sé que son muchos.
      Refleja una situación medio basada en una experiencia propia, quizás por eso me ha sido tan fácil reflejar las emociones y los sentimientos de la mamá, tal como dices.
      Tengo que pelearme con el tema de la puntuación para los diálogos, os pediré ayuda por el chat.

      Mil gracias!

  10. Spike
    Responder
    7 enero 2019 at 10:56 pm

    Uf, que mal rato he pasado leyéndolo, de verdad. Sobre todo me parece especialmente acertado el cambio de formato en algunas frases, le da muchísima personalidad y ayuda a meterte cada vez más en la cabeza de esa madre.

    • Pirrasmith
      Responder
      8 enero 2019 at 1:25 pm

      Muchas gracias 😀

  11. Aitziber Conesa Madinabeitia
    Responder
    9 enero 2019 at 10:36 am

    Creo que no debería haber leído este relato.
    He sido una madre entusiasta dos veces, y obviamente conozco el machaque social a las madres (las actuales y las futuras) de primera mano. Y conozco a las matronas imbéciles muy bien (me odian porque pongo reclamaciones y peticiones de cambio de profesional y luego les vienen revisiones).
    También tengo experiencia en la enfermedad mental, en el rollo de las autolesiones y en el de tener familiares enfermos. Tal vez simplemente tendría que haber pasado de este relato por cuestiones de sensibilidad. Debería. Pero… pero pero.
    He conocido el baby blues y para nada. ¿El terror de no hacer nada bien? ¿El miedo de que les pase algo? somos amigos.
    Bromeo con mi marido sobre que la gente opinará que soy mala madre (pero no tan en broma). Esas inseguridades están ahí siempre. Pero, ¿así? uff… no
    A esa mamá del relato le diría que existen los grupos de ayuda mutua donde mamás novatas y no tan novatas se apoyan y escuchan. A mi mi dieron mucha vida.
    A ver, supongo que màs allá del hecho de que siento que está fatalmente orientado, pero por una cuestión de sensibilidad como ya he dicho, es un buen relato… de terror.

    PS. Ya veo que te han indicado los errores tipográficos y de puntuación 🙂

    • Pirrasmith
      Responder
      9 enero 2019 at 11:17 am

      Muchas gracias por tu comentario. Pensaba que había arreglado los errores pero volveré a revisar el relato.
      Supongo que es difícil que deje indiferente y lamento que te haya hecho sentir mal.

  12. Aitziber Conesa Madinabeitia
    Responder
    9 enero 2019 at 11:36 am

    No te preocupes, es más cuestión de mi sensibilidad que de tu trabajo. Querías transmitir algo y lo has conseguido, ¿no es así?

    • Pirrasmith
      Responder
      9 enero 2019 at 12:02 pm

      Quería generar un sentimiento, de empatía con la protagonista, quizás de ahí tu incomodidad.

  13. Chery
    Responder
    14 enero 2019 at 10:55 am

    ¡Hola!
    Es una situación complicada, una decisión difícil, más aún cuando te sientes sola y triste. No se necesita ser madre para poder relatar algo así, ese ángel y demonio que siempre nos aconsejan y no sabes a quien escuchar. Me ha gustado mucho.

    • Pirrasmith
      Responder
      14 enero 2019 at 10:59 am

      Muchas gracias!

  14. G.Z.Escribano
    Responder
    21 enero 2019 at 8:04 pm

    Hola, está muy bien escrito y es muy realista. Felicidades, me ha gustado mucho.
    Tan solo una sugerencia, yo no pondría con mayúsculas y en negrita lo que pretendes resaltar, sino en cursiva y en minúsculas.
    Saludos y gracias por tus letras.

    • Pirrasmith
      Responder
      22 enero 2019 at 5:14 am

      Gracias por tu sugerencia y por leerte mi relato 🙂

  15. KATTY
    Responder
    22 enero 2019 at 5:51 am

    Realmente inquietante. Me ha gustado en ese sentido de malestar que te producen las cosas que están ahí y que ya sabes, pero nadie dice jamás en voz alta. Me deja un poco la sensacion de malestar de que algo está yendo mal en esta sociedad si algo así debe callarse y hasta la ñropia persona que lo sufre se siente mal por ello. Me avergüenza mi propia raza con esta clase de conportamientos ante alguien que sufre, tratando a una embarazada como una especie de preda que debe cumplir una condena hasta que de a luz y es absurdo, debería celebrarse con ella, darlw prioridad a su salud y no al hecho de que va a ser madre. Muy crudo que lo hayas enfocado desde ese punto de vista de la demencia, que es un poco el extremo al que se puede llegar por verte obligada a tragar con una situacion dificil con una sonrisa fingida en la cara. Me recuerda un poco a mis relatos de Julio del #OrigiReto2018, que no tratan el misno tema, pero si un poco el desamparo de alguien que se encuentra en una cuerda floja emocionalmente hablando, por culpa de traumas causados por terceros.

    En fin v nial relato aunque no me guste la clase de emoción que despierta a título personal, pero sí, muy bueno. Genial relato para empezar fuerte el reto ^^
    Un abrazo! Nos leemos :3

    .KATTY.
    @Musajue

    • Pirrasmith
      Responder
      22 enero 2019 at 6:35 am

      Me alegra que te haya gustado el relato en sí, aunque la emoción que despierta no lo sea tanto.
      Mil gracias por tu comentario.

  16. Kam
    Responder
    22 enero 2019 at 4:49 pm

    Los pelos de punta con este relato. Yo no he sido madre, pero tal como hablas de los análisis en lupa a los que las someten, a la gente esperando razones para regañarlas… Lo he sentido muy real, como algo que realmente está ahí. Y que el hijo importe más que la madre, siempre.

    Muy buen relato, transmites muy bien y que hayas conseguido que alguien como yo se metiera tanto en su piel es indicador de que sabes muy bien lo que haces y que tienes mucho futuro.

    Estaré atenta a tus próximos relatos!

    • Pirrasmith
      Responder
      22 enero 2019 at 5:33 pm

      Me alegra haber podido transmitir lo que quería con el relato, muchas gracias por tus palabras.

  17. Vanessa
    Responder
    23 enero 2019 at 2:21 am

    Como se nota que es un tema que controlas. Transmites un montón y emocionas. No he pasado por el proceso del embarazo, pero sí que cuando pienso en el tema los miedos que traen mi mente son los que transmites.

    También la crítica a la sociedad de no escuchar y no empática me ha gustado verla. Es una de las pejas que al sector sanitario veo y me preocupa. Que estamos teniendo cada vez un perfil cirujano y perdiendo la humanidad.

    Saludos y ya quiero leer el del mes que viene 😉

    • Pirrasmith
      Responder
      23 enero 2019 at 2:21 pm

      Ay que emoción, espero no decepcionarte el próximo mes!

  18. Cristin
    Responder
    31 enero 2019 at 6:54 pm

    ¡Madre mía! Qué duro, qué real, qué todo….! Me ha encantado, de verdad me has dejado sin palabras… Trasmites mucha verdad.
    Estoy intentando hacer un comentario más elaborado, pero es que solo me sale aplaudir
    Enhorabuena estoy deseando leerte el resto de meses.

    • Pirrasmith
      Responder
      6 febrero 2019 at 12:26 pm

      JAjaja, muchas gracias, me vais a subir los colores!!

  19. YarckoDM
    Responder
    13 octubre 2019 at 10:53 pm

    Me ha encantado tu relato, desquiciado y tenebroso, esperando hasta el final a que pase algo terrible…pero como buena narradora que eres te guardas el giro final hasta el final del todo. ¡Estupendo relato!

Leave A Reply

* All fields are required

En cumplimiento de la legislación española vigente en materia de protección de datos de carácter personal y del reglamento europeo RGPD 679/2016 le informamos de:
Responsable: Teresa Sauceda Casado + info
Finalidad: Gestión del envío de información solicitada, gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios. + info
Legitimación: Consentimiento expreso del interesado. + info
Destinatarios: No se cederán datos a terceros para la gestión de estos datos.
Derechos: Tiene derecho a Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional. + info
Información adicional: Puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos Personales en mi página web pirrasmith.com + info

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.